Dimensiones clave para el pensamiento estratégico en empresas | Planificación Estrategica

Dimensiones clave para el pensamiento estratégico en empresas

Dimensiones clave para el pensamiento estratégico en empresas

En la mayoría de los casos, conocer la respuesta no es el problema, sino saber cuál es la
pregunta correcta. Cuando las ventas no crecen, abordar un tema y resolverlo sin una
estructura puede resultar complicado. Por ello, hoy me gustaría recomendar cinco
dimensiones para dividir el pensamiento estratégico:

1. Equipo: Este grupo de decisiones se centra en asegurarse de contar con el equipo
adecuado, en los lugares correctos y desempeñando las tareas correctas con eficacia. La
pregunta inicial debe ser: ¿cuento con el equipo idóneo para llevar a la empresa al
siguiente nivel? En mi experiencia regional, he observado problemas significativos con los
mandos intermedios, lo que lleva a los gerentes a asumir responsabilidades que deberían
recaer en estos mandos y les impide dedicarse al pensamiento estratégico.

2. Estrategia: La estrategia fundamental consiste en identificar una idea central que guíe
las decisiones y marque la dirección de la empresa. Esta serie de decisiones despejará la
neblina, identificará los diferenciales de productos y/o servicios, establecerá por qué los
clientes prefieren la empresa y definirá las prioridades de acción en diferentes períodos.
Una vez identificada la estrategia, es crucial comunicarla a toda la organización para
garantizar la alineación y la cohesión. Es contraproducente tener una buena estrategia
que no sea conocida por todos en la empresa. Hacer estrategia implica tomar decisiones
difíciles y entender cómo destacar en el mercado.

3. Ejecución: Este grupo de decisiones se enfoca en lograr una operación óptima, lo que
implica cumplir las promesas a los clientes y operar de manera eficiente. Aquí, es esencial
establecer hábitos y ritmos de ejecución, analizar la información y mejorar continuamente
los procesos. La ejecución eficaz es fundamental para minimizar pérdidas de tiempo y
recursos.

4. Efectivo: Aunque el control del estado de resultados es importante, es aún más crucial
prestar atención al flujo de efectivo como parte del seguimiento estratégico. El efectivo es
vital para mantener en funcionamiento la empresa. Un modelo de negocio que no
garantiza un flujo de efectivo positivo necesita ser revisado y ajustado para asegurar un
crecimiento sostenible.

5. Evolución: Aunque la mayoría de las empresas exitosas eventualmente desaparecen,
aquellas que se mantienen en la cima tienen un secreto: evolucionan constantemente. La
capacidad de adaptarse al cambio y seguir innovando es esencial para mantener la
relevancia en un mercado en constante evolución.
Además, es fundamental que las empresas consideren su impacto en la comunidad, el país
y el planeta en términos de sostenibilidad ambiental.

Como recomendación adicional, considera obtener el apoyo de un coach de estrategia. Un
tercero puede ayudar a equilibrar el poder en la mesa gerencial, desafiar el statu quo y
mantener el enfoque en lo realmente importante.

Julio Anleu, Ph.D.

Julio Anleu, Ph.D.

Coach de Estrategia
Scaling en Guatemala