Cómo reaccionar ante una crisis empresarial | Planificación Estrategica

Cómo reaccionar ante una crisis empresarial

Cómo reaccionar ante una crisis empresarial

Problemas de flujo de efectivo, disminución de ventas, desafíos vinculados con la producción, aspectos financieros o relacionados con las personas, entre otros, pueden generar una situación llena de incertidumbre en la empresa. Ante estos desafíos, muchas de ellas optan por implementar un plan de supervivencia, que implica la reducción de costos (personal, gastos fijos, alquileres, etc.). Aunque esta estrategia puede parecer adecuada, en muchos casos podría no ser suficiente para garantizar la supervivencia a largo plazo.

La mejor forma de enfrentar dificultades es adaptando o cambiando el modelo de negocio, ajustando la logística, los productos y servicios ante el cambio de las circunstancias y/o el ecosistema en el cual se desarrolla la empresa (empleados, clientes, proveedores, aliados, competencia, comunidad, accionistas, leyes, etc.).

Es claro que para atravesar tiempos complejos y sobrevivir en el intento, la variable más importante es el flujo de efectivo. Si te quedas sin efectivo, el juego termina. Por eso es crucial planificar el flujo de efectivo y asegurar que tendrás lo suficiente para sobrevivir, o al menos saber hasta cuándo puedes sobrevivir sin cambiar nada. El cálculo de este tiempo con efectivo positivo te permitirá ver de forma más objetiva las prioridades a seguir.

¿Qué ha pasado en las crisis anteriores? Para responder a esto, es importante conocer el tiempo que ha durado la crisis. Normalmente, las empresas que poseen suficiente efectivo para sobrevivir se enfocarán únicamente en el plan de supervivencia. Por otro lado, las empresas que no tengan suficiente efectivo para soportar el período de crisis terminarán vendiendo activos, cerrando o reinventándose, adaptándose a las circunstancias que les permitan salir adelante.

Es normal tener miedo y sentir pánico, pero es una etapa que debes dejar atrás para dirigir las acciones en tu empresa. Tienes que afrontar esto con cabeza fría. Lo peor que puede pasar es que el pánico te inmovilice y te vuelvas un espectador en lugar de un agente de cambio. Debes dejar de pensar en lo que no puedes controlar y empezar a tomar acción en lo que sí puedes gestionar.

Como un ejercicio simple para iniciar, te propongo que hagas lo siguiente: toma una hoja en blanco y dibuja una línea vertical en medio, de tal forma que tengamos una hoja dividida en dos partes. En la parte izquierda, escribe todo lo que te preocupa, tengas o no control sobre ello. Ahora, una vez terminado el lado izquierdo, escribe del lado derecho todo lo que puedes hacer que esté bajo tu control o puedas gestionar. Toma la lista del lado derecho y haz un plan con fechas para lo que puedes hacer o gestionar llamando a un proveedor, aliado, cliente, etc. Esto te ayudará a reducir la ansiedad y empezar a tomar acción.

Ahora te propongo un segundo ejercicio: imagina que tu competencia descubrió la forma de adaptarse a estas circunstancias. Piensa que encontró una nueva forma de hacer las cosas, que les ha gustado a los clientes y cubre sus necesidades, y está empezando a subir sus ventas y mejorar cada vez más. ¿Te lo imaginaste?

Ahora permíteme hacerte unas preguntas: ¿Qué crees que hizo tu competencia para lograr esto? ¿Qué es lo que tuvo que hacer? ¿Qué cambió que lo ha hecho exitosa en estas circunstancias? Y ahora que has visualizado una opción, ¿qué te detiene para hacerlo?

Te invito a ponerte en marcha.

Julio Anleu

Julio Anleu

Fundador y Partner Coach
Scaling en Centroamérica